Tormenta oportuna


Debo decidir qué hacer contigo.

No sé si seguir escuchando por más tiempo tu respiración mecanizada al compás del subir y bajar del respirador, o cortar ese cable que te une a una vida que ya no es vida, que solo es existencia. Te he querido como a nadie en este mundo, pero no puedo más mi amor.

Ella respiró aliviada cuando el suministro eléctrico se cortó durante la inesperada tormenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s